viernes, 23 de julio de 2010

TRAS LA PISTA DE “EL MATADOR”

Es innegable todo lo que en España bebemos de la cultura USA, aunque también es cierto lo atractivo que a ellos les resulta nuestro territorio, historia, idiosincrasia, cultura, costumbrismo, etc.; y si en principio podría ser un motivo de orgullo para los patrióticos, no deja de sorprender, al menos a los españoles, la forma en que se traduce ese aprecio: marginación en EE.UU. de los hispanos, por otra véase la instalación de bases militares aquí, la canción de La Macarena, ahora el guaperas del Cruise fardando por haber puesto cuatro posturitas en Sevilla y Cádiz para su nueva peli “Night and Day”...

En MARVEL COMICS también se cayó en este curioso fenómeno de convertirnos en tópico: Stan Lee quiso introducir un personaje de origen español en su particular universo superheroico y se le ocurrió la feliz idea de crear al villano EL MATADOR, un brutal torero muy famoso en España que tras una grave cogida aprovechó su mala leche para reconvertirse y servir al crimen. Así, de nombre Manuel Eloganto (apellido derivado de la pronunciación de “elegante” en inglés americano, y referencia clara al traje de luces que lucía como disfraz) debutó en las páginas de Daredevil en 1964, aunque no sería su última aparición. Veamos su trayectoria por orden cronológico:

-DAREDEVIL Volumen I Nº 5 (1964): Con un guión en tono serio y un magnífico dibujo de Wally Wood, resulta llamativo a nuestros ojos ver como El Matador torea a Daredevil por vez primera, con capote incluido.

-DAREDEVIL Anual 1 (1967): Aquí es reclutado por Electro junto a otros villanos para llevar a cabo una venganza contra Daredevil, que acaba con el grupo entre rejas.

-DAREDEVIL Volumen I Nº 129 (1976): El Matador, ahora con un extraño acento, se supone que imitando el dialecto andaluz, contrata al Hombre-Toro para ayudarle a robar el Toro Dorado de China, hasta que aparece el Hombre Sin Miedo.

-MARVEL YEAR-IN-REVIEW (1992): En este caso El Matador trabaja sirviendo en la barra de uno de los “Bares sin nombre”, donde se reúnen los supervillanos Marvel. En compañía de Bova, Minotauro, Toro Rojo y el Hombre-Toro, contempla cómo Jester emprende lucha con Daredevil. Pero en este caso sale a ayudar al superhéroe ciego, aunque rápidamente es noqueado imitando la cogida de un toro.

-USA Agent Nº 1 (1993): Priscilla Lyons se ha unido a la organización The Scourge (traducido el Azote, encargados de asesinar a supervillanos) y una de sus primeras misiones es eliminar a Manuel Eloganto, creído muerto o en paradero desconocido hasta entonces. Nada más lejos de la realidad, reside en Los Ángeles prácticamente en la indigencia y ayudando a su hermana a criar a sus hijos, hecho que le vale el perdón de la asesina.

-DAREDEVIL Volumen II Nº 23 (2001): Manuel Eloganto vuelve a Manhattan para empezar una terapia con el Dr Arnold Quaid, que es en realidad el villano Ringmaster, y éste toma control sobre El Matador para volverlo contra Daredevil en una compleja trama.
-SPIDERMAN’S TANGLED WED Nº 13 (2002): En uno de los “Bares sin nombre” para villanos, El Matador está tomando unas copas con Cabeza de Martillo, y éste pone en duda su masculinidad a tenor del traje que lleva, lo que primero enfurece a Eloganto pero se olvida cuando el otro ofrece una siguiente ronda.

Hasta aquí hemos visto las apariciones MARVEL de Manuel Eloganto alias El Matador, pero no fueron las únicas. Precisamente en nuestra piel de toro, en concreto Sevilla, fue creado en 1995 de la mano de Juanma Castillo y Sergeus EL CAPITÁN TORRE DEL ORO, un superhéroe torero, tipo sencillo, rudo y de otra época que se enfrenta a la cruda realidad en un ingenuo uso de los iconos costumbristas patrios. Los autores atestiguan no haber tenido conocimiento hasta fecha posterior de este villano de segunda marveliano, pero para 2005, cuando le dedicaron el número 5 de su publicación ALUZINE DE FANZINE, ya habían encontrado noticia de él y en concreto Sergeus realizó para el homenaje al Capitán un experimento llamado gumping (término inaugurado en la película Forrest Gump, en la que el protagonista es insertado en videos históricos como si de verdad hubiera estado allí, y que en el mundo del cómic fue utilizado por vez primera en Masacre nº 11 por Joe Nelly). Éste consistió en emplear las páginas dibujadas por Wally Wood en el Daredevil Volumen I nº 5, pero sustituyendo los textos de Stan Lee y haciendo algunos retoques gráficos para dar lugar a una sorprendente paradoja temporal sobre si El Matador realmente existió o tal vez fue el Capitán Torre del Oro que viajó al pasado con un reloj temporal regalo de una colección de tebeos de mutantes. Desde las páginas de TEBEOSFERA, su reputado director dedicó a este trabajo las siguientes palabras:
“... quisiéramos destacar de este número de aluzine el gumping que Sergio González practica sobre una historieta de Daredevil clásica (la del núm. 5 de la serie primigenia de Marvel). En esta singular versión, el autor usufructa las páginas de Wallace Wood para plantear un enfrentamiento entre el Hombre sin Miedo y nuestro héroe sevillano torero. Claro, se lo habían puesto a huevo: en aquel lejano tebeo aparecía el extraño supervillano El Matador, un torero criminal que revisado hoy nos produce más risa que nostalgia.
La historieta resultante es a ratos simpática y a ratos descacharrante, un ejercicio de guasa como no se había conocido en mucho tiempo en el fanzinismo español y que cuesta creer (de nuevo) que alguien no lo hubiera inventado antes en nuestro fanzinario nacional.”
Más información:
http://tebeosfera.blogspot.com/2006_01_08_archive.html

Pero no todo quedó aquí, por supuesto. Ya sabemos del espíritu MARVEL de perpetuación, caracterizado por la reinvención continua de su propio universo. De este modo, en el al principio dubitativo volumen II de DAREDEVIL (la sombra de Frank Miller ha pesado muchos años sobre el personaje), no obstante firme en estos momentos gracias al trabajo de Bendis o Brubaker, de nuevo ha aparecido El Matador, con las mismas características que el villano original aunque esta vez bajo otra identidad sin aparente relación con Manuel Eloganto. Precisamente, en los números 89 a 92 (2006), de Ed Brubaker al guión y dibujos de Michael Lark y Stefano Gaudiano, Daredevil viaja a Europa en una compleja trama derivada de la etapa de Bendis y que combina género negro y superheroico como sólo el escritor de Maryland sabe hacer (por cierto, es paisano de Miller! de ahí probablemente su admiración reconocida). Los Fisk residen ahora en la Costa da Morte española y Vanesa Fisk ha alquilado los servicios de Juan, un torero español dedicado al crimen para urdir una compleja conspiración contra el Diablo Rojo. Por suerte, en esta ocasión el matón no luce el disfraz de marras, aunque no deja de sorprender la fascinación de los yankis por vernos de lleno en nuestros topicazos, porque la presentación de el nuevo Matador ocurre en una fiesta en la que es contratado para combatir ¡dos leones!. Y parece que al final Daredevil consigue de algún modo reformarlo, por lo que, en fin, quién sabe si próximamente volveremos a ver de nuevo este peculiar Spanish-tópic por las páginas marvelianas...