miércoles, 20 de marzo de 2013

EL RETORNO DE LAS TI-GIRLS. DIOS Y CIENCIA


La editorial La Cúpula nos trajo recientemente una feliz novedad: la publicación en España de “EL RETORNO DE LAS TI-GIRLS. DIOS Y CIENCIA”, o lo que es lo mismo, el nuevo libro recopilatorio de Jaime Hernández. Con este nuevo material el mercado español se pone al día con la obra publicada sobre el universo Love & Rockets del autor y ofrece la adquisición de la colección completa para goce de los lectores.


En este tomo se recogen 5 álbumes realizados durante 2006-2011. De nuevo vuelven las aventuras de Maggie y compañía pero, como es habitual en la serie, el uso de los mismos personajes siempre viene acompañado de diferentes enfoques que nos permiten conocerlos mejor conforme va pasando el tiempo (para ellos y nosotros) y que acaso los redefinan. En este caso, el motivo principal será tratar el género de superhéroes.



La historia comienza mostrándonos a Maggie en su actual vida como propietaria de un conjunto de apartamentos en alquiler. Allí reside ella con su joven compañera Angel, y tiran de un hilo argumental abierto en la entrega anterior a ésta, “La educación de Hopey Glass”, cuando una inquilina del conjunto empezaba a mostrar sorprendentes hábitos y habilidades. Efectivamente, conviven con una superheroína llamada Alarma que investiga a Penny Century. Ésta llevaba tiempo desparecida de estas páginas y ahora comprendemos por qué, pues ha visto por fin cumplido su viejo deseo de obtener superpoderes y como es tan descontrolada y tan loca está poniendo en jaque a todo el mundo. 

 
Angel también intervendrá en el caso Penny porque revelará poseer el don, un bello concepto que es inherente a todas las mujeres del mundo y que sólo aquellas que lo cultivan pueden disfrutarlo en un determinado momento de su vida; en caso contrario, pueden perderlo. Resulta interesante la metáfora creada de cómo el acercarse a ese don especial se relaciona con la perfección que las mujeres se autoimponen y que en el fondo es la sociedad la que se la exige.

Junto a Penny irán apareciendo toda una constelación de interesantes superheroínas (acompañadas de alguna que otra figura masculina como Bombardero o Santa Claus), con un pasado detrás. Tras tal derroche de creación de nuevas chicas, personalidades, nombres y poderes nos choca la elección de la vieja Penny –por cierto desaparecida en los últimos años- como antagonista de esta obra en ese papel de ser la más especial de todas. Por supuesto, sabemos el embrujo y carisma que tiene para el autor (y consecuentemente para los lectores) en esta larga saga, pero será en las propias viñetas donde quedará explicado de labios de Maggie: “Hace años que conozco a Penny, y en este tiempo no envejeció nada. Como si no fuera de carne y hueso sino un dibujo recortado de un cómic y pegado en la Tierra”.


Entre esas supermujeres destacan las TI-GIRLS, donde aparentemente sólo van las rechazadas por otros equipos y que fue fundado entre otras por Tiger Girl (de ahí la ambivalencia de “Ti-Girls”, como las ‘tigresas’ o las chicas de ‘Tiger’ nótese la pronunciación inglesa). Efectivamente, son un grupo de veteranas con menos glamour o percha que otros conjuntos, pero donde se encuentran excelentes personas: Espectra , Golden Girl y la Llorona. Incluso son fiables y resolutivas como protectoras y se encuentran muy unidas entre sí pese a rivalidades y errores de los que nos iremos enterando al estilo Hernández, de una forma espontánea e integrada en la historia. Angel se alineará con ellas y Maggie también tendrá su participación en la aventura como nexo común (ella nunca deja de gozar de protagonismo en este universo, aunque apenas salga).


La verdad es que tras la entrega anterior a este libro nosotros apostábamos ya por un relevo generacional con Angel a la cabeza y Magie y Hopey en la parte de las veteranas, en simetría inversa con los comienzos de la serie. Y sin embargo Jaime continúa con ese maravilloso sentido de la sorpresa con que es capaz de ir dotando sus guiones al hacer eso que esperábamos de delegar el vigor y la energía a la siguiente generación, sí, pero también hace brotar a este refrescante trío de ancianas de importancia, las Ti-Girls, que anidaban en el imaginario superheroico y en las que al centrarse nos muestra de paso lo válidas y actuales que son siempre la experiencia y la camaradería de años.

 
Los diferentes grupos de heroínas presentados están formados por mejicanas de nacionalidad u origen. El nexo común entre ellos estriba en la lucha libre y en el patronazgo del Dr. Zolar (la lectura nos irá descubriendo los detalles). También asistiremos a todo tipo de elementos del género: un catálogo de habilidades especiales, lados oscuros, artefactos, robótica, dimensiones, saltos en el tiempo, etc. Jaime Hernández va aprovechándolos en su narración a modo de homenajes para tocar múltiples aspectos de la Edad de Plata del cómic de superhéroes en la que se formó como lector, y lo hará a modo de continuos giros en el argumento muy trabados y coherentes que irán poniendo al enemigo a batir en un lado o en otro, dándole la vuelta a ese cliché de “buenos” y “malos” pues ninguna vez podremos estar seguros de ello, aunque nunca rehuyendo del drama y la responsabilidad de los seres dotados. Además, con algunas pinceladas se va poniendo de manifiesto que estos sucesos son propios de los cómics y que aunque ocurran en la vida ordinaria no son percibidos totalmente por la gente que no ama las páginas de papel, lo que genera una interesante reflexión entre lo real y lo imaginado. En suma, aparte de disfrutar de una entretenida lectura se genera un círculo más amplio que nos va acercando a todos esos referentes bizarros que pululaban desde años atrás por las páginas de Love&Rockets elaboradas por Jaime, dándole un sentido posible dentro de la diversidad de aventuras que ya han transcurrido.



 
Jaime Hernández no suele buscar una profundidad reflexiva muy intensa en sus guiones, pero los acontecimientos que describe van sucediendo de forma trabada y entretenida, trasmitiendo energía, optimismo, cercanía. Con el paso de las lecturas descubres que has experimentado un trozo de vida, con toda su frescura, su pasión, su dolor. Si eso lo sumamos a la naturalidad y espontaneidad con que se mueven y gesticulan sus figuras, a cómo las afecta por el paso del tiempo, a sus constantes cambios de look sin dejar de ser reconocibles, a la sencillez y elegancia con que describe las cosas más complejas, al soberbio dominio del blanco y negro, la luz y la sombra, a su pasmosa capacidad de ir creando nuevos personajes y situaciones relevantes, y sobre todo a la regularidad en la calidad de su producción que ha demostrado en estos 30 años de carrera profesional, no es de extrañar que haya sabido encajar en su ya rico universo de una manera tan brillante y sin que parezca forzado su acercamiento al mundo los superhéroes, desvelando una sensibilidad extraordinaria hacia lo mágico y lo especial.

 
Pasar por estas páginas es un rato que recomendamos fervientemente, y que sin duda se hará corto. La edición que nos ofrece La Cúpula es lujosa: papel grueso, tapa dura y con portada a color en cada episodio. Pese a que ello puede haber ampliado el precio del tomo, lo cierto es que no creemos que cambiarlo por unos estándares más básicos hubiera abaratado tanto el producto, así que salvamos la única etiqueta que se le podría poner. Por otro lado, el final de esta historia queda como siempre abierto y es de momento lo último publicado en USA sobre las andanzas de la gente de Hoppers; qué duda cabe que los aficionados a ellas deseamos que continúen una vez más (y otra, y otra más), y sin duda nos preguntamos si en esa hipotética-esperada cita futura será posible mantener de nuevo el alto nivel cualitativo al que Hernández nos tiene acostumbrados. Es lo mismo que hicimos las veces anteriores. Y van ya...

ARTÍCULOS DE INTERÉS POR LA RED:

-Love & Rockets (por Álvaro Pons) ENLACE


-30 años de Love & Rockets (por Iñaki Sanz, Entrecomics) ENLACE 


-Penny Century (por el Lector Impaciente) ENLACE


-El fantasma de Hoppers (por el Lector Impaciente) ENLACE


-Entrevistas (traducidas y preparadas por Frog2000) ENLACES 1988 - 2012



OTROS TRABAJOS DESARROLLADOS EN NUESTRO “BLOG DE ESPIRAL”:

-Especial Hernández ENLACE


-La educación de Hopey Glass ENLACE