martes, 10 de septiembre de 2013

SUPERMAN PARA TODAS LAS ESTACIONES

Ups, acaba el verano de Superman y aún no hemos dado por aquí un repaso a algunas de sus historias que más nos han gustado. Hoy vamos con "SUPERMAN PARA TODAS LAS ESTACIONES" de Jeph Loeb (guión) y Tim Sale (dibujo).

Se trata de una miniserie de 4 números centrada en narrarnos de nuevo el origen de Superman, y publicada originalmente en 1998. En esta historia cada capítulo transcurre en una estación del año y es narrada por un personaje distinto del universo del personaje: PRIMAVERA (Jonathan Kent), VERANO (Lois Lane), OTOÑO (Lex Luthor) e INVIERNO (Lana Lang).

Clark Kent, Superman, aparece como una buena persona que va asumiendo el gran poder que ha descubierto en sí mismo hasta consolidarse como héroe, en relación con la gente que tiene a su alrededor y el paso del tiempo. Se enfrenta a problemas más mundanos o no tan relacionados con su origen extraterrestre (apenas tratado en la trama) y en los que sus capacidades extraordinarias entran en contraste con las debilidades humanas y lo incontrolable del medio natural, tanto en lo peor de ellos como en lo mejor. Loeb es un maestro en describir los sentimientos de los personajes e irá encontrando el férreo código moral del protagonista con el punto de vista del narrador.

Al contarnos al personaje desde el mismo principio se sintetiza a la perfección cómo es cada uno de ellos. Nada sobra, y Superman vivirá su año crucial, entre Smallville y Metropolis, unido tanto a la belleza como a la dureza del cambio de las estaciones y de las personalidades. Observamos que si no se dan estos pasos puede que el superhéroe que conocemos nunca se hubiera formado. Hay mucho cuido en la técnica de escritura y se nota que Loeb conoce muy bien esta serie (seguro que por ello a partir de 2001 comenzaría a colaborar con la serie televisiva Smallville, sobre los comienzos del protagonista).

Mención especial para Tim Sale, sus espectaculares acuarelas unidas a la cera para describir el movimiento se distribuyen en enormes viñetas, páginas enteras e incluso páginas dobles. Los sucintos textos del guionista, sus silencios, quedan embellecidos al expandirse gráficamente. Los trazos son muy claros y medidos, y sin embargo Sale es capaz de captar volúmenes, movimiento, texturas, momentos del día y del año,...
No cabe duda que estamos ante uno de los mejores trabajos de este fecundo tándem, y la obra es tan sencilla, a la vez tan emotiva y rica, y al no necesitar referentes previos  es probable que no sólo atraiga  a lectores de tebeos. Altamente recomendable.