lunes, 30 de diciembre de 2013

FUTBOLÍN

Después de maravillas como "El secreto de sus ojos" tenía ganas de conocer a Juan José Campanella en otro registro diferente, así que no podía perderme la peli "FUTBOLÍN".

De producción argentina-española, narra la historia que Amadeo le cuenta a su hijo sobre su infancia en su pueblo, su afición al futbolín y cómo conoció a su madre, Laurita.  Todo comienza por un desafío infantil en dicho juego que gana a otro competitivo chico, dejándole en ridículo delante de la adorable niña Laurita. Cuando éste se hace mayor y ha triunfado en el fútbol profesional regresa al lugar para vengarse, tanta es su ansia de ganar siempre.

El argumento como vemos es sencillo, pero son los diálogos y las interacciones entre personajes que surgen a raíz de eso  lo que merece de verdad la pena. Existen varios grupos de narración que van tomando prioridad en un momento u otro de la película: el triángulo amoroso, los moradores del bar, los personajes del futbolín o los foráneos que llegan al pueblecito. También es un canto al juego como necesidad humana (en concreto es notorio el éxito del fútbol), por encima de la aptitud individual extraordinaria para ello o no, de intereses comerciales, sed de victoria o revancha; las personas necesitan el entretenimiento como parte importante de sí mismas, y se resalta de una manera muy divertida.

Por supuesto, mucho de la chispa estriba en los entrañables personajes del futbolín que cobran vida, que recuerdan a figuras representativas de la historia del fútbol sudamericano. El equipo de animación que ha dotado de vida este mundo sin duda ha hecho un gran trabajo a pesar de no gozar con el presupuesto de las grandes firmas norteamericanas, y uno de sus mayores logros es la expresividad de los participantes.

El triunfo arrasador de los filmes de animación que desde hace ya unos años lucen en las pantallas estriba en los conseguidos guiones, y esta película es un ejemplo más.