martes, 6 de agosto de 2013

EXCALIBUR VOLUMEN I. Etapa Claremont / Davis




 
Aunque en 1986 se había cancelado la serie regular del CAPITÁN BRITANIA producida íntegramente en el Reino Unido por Marvel UK -la filial de Marvel Comics-, tras el éxito del personaje éste había pasado a incorporarse a la continuidad del universo superheroico de la compañía matriz. De hecho, tuvo aparición en material propiamente USA como fueron los anuales de 1987 de las colecciones ‘Nuevos Mutantes’ y ‘Uncanny X-Men’.

Mientras tanto, Alan Moore (guión) y Alan Davis (dibujo), los autores que mejor le dieron dimensión y contenido al personaje ya triunfaban en el mercado norteamericano. El creador del Capitán Britania había sido Chris Claremont junto Herb Trimpe (en 1976), y en gran medida la influencia del primero en la compañía a raíz de su soberbio trabajo con los mutantes había conseguido que se produjeran aquellos cómics netamente ingleses que tantos talentos proporcionaron tiempo después. Por lo tanto, Claremont era una enamorado del superhéroe y su universo y de lo que estos artistas habían hecho de él. 
 
Alan Davis comenzaba a colaborar con Marvel (su primera experiencia al otro lado del charco fue con DC Comics, en 1985), y tras maravillar al público con sus primeros trabajos el mismo Claremont le propuso convertirse en el dibujante regular de la Patrulla X. Sin embargo, Davis rechazó el ofrecimiento en diversas ocasiones porque temía la comparación con John Byrne, al que admiraba de su etapa mítica en la misma colección.

Eran unos años en que triunfaba una versión más oscura de los superhéroes merced al trabajo que Alan Moore y Frank Miller realizaban en DC Comics, hasta que de repente el éxito cosechado por el supergrupo JLA de Giffen y DeMatteis en tono comedia motivó la idea de hacer una contrapartida en Marvel. Los X-Men acababan de haber sido dados por muertos y CHRIS CLAREMONT decidió crear un nuevo equipo que gozaría de cierta independencia debido a estos hechos. Así ideó EXCALIBUR, un título por y para ALAN DAVIS que combinaba personajes de la Marvel americana y la británica, localizados en el Reino Unido y que llevarían sus propios guiones, con grandes dosis de humor.
 
Ante tal oferta, Davis no se pudo negar. Había dibujado al completo los mejores años del Capitán Britania, era responsable de la mayor parte de diseños en su iconografía y ahora podía reutilizarlos ante un público más amplio con la participación entusiasta del escritor estrella de la Casa de las Ideas. Además, en esta ocasión le concedían publicarlo a todo color a manos de expertos de Marvel (en la etapa inglesa, excepto las portadas, tuvo que trabajar las páginas siempre en blanco y negro). De esta forma, el grupo se presentó en el especial de 1987 “La espada desenvainada” para dar paso posteriormente a una serie regular tras su buena aceptación. Nos presentaba al Capitán Britania, Brian Braddock, destrozado por la supuesta muerte de Mariposa Mental (que era su hermana Betsy Braddock, unida ahora a los X-Men) y acompañado de su pareja Meggan (una metamorfa creada por Alan Moore y desarrollada en mayor grado por Jamie Delano).

 
Por parte de los X-Men incluía a Kitty Pryde (Gatasombra) y a Kurt Wagner (Rondador Nocturno), y se habían reunido para proteger de la persecución de Mojo, de la Majestrix y de un cegado pasado a la nueva Fénix (que era Rachel Summers, aparecida por vez 1ª en la trascendente obra de John Byrne “Días del Futuro Pasado”). A ellos se unirá Cacharro, un dispositivo con vida propia capaz de viajar a través de las dimensiones. Por supuesto, aparecen célebres conocidos de páginas pretéritas como Saturnina, el Cuerpo de Capitanes Britania, Otromundo y la sucesora de Merlín, la Banda Loca, la Ejecutiva Especial y todo el inmenso catálogo de secundarios y situaciones planteadas en las colecciones Marvel UK. La idea era que fuera este conjunto el que siguiera dando vida al sueño del profesor Xavier, en territorio de Gran Bretaña, ahora que la Patrulla X había sido dada por desaparecida.
 
Lo que se considera el VOLUMEN I de esta serie dura hasta el episodio 67, y dentro de él podríamos establecer varias etapas:

ESPECIAL “La espada desenvainada”

Nº 1 a 11 – ETAPA CLAREMONT + DAVIS

Nº 12 a 25 – REALIDADES ALTERNATIVAS

Nº 26 a 41 – NÚMEROS DE RELLENO

Nº 42 a 50 – MOTIVO DE LA FORMACIÓN DE EXCALIBUR

Nº 51 a 59 – Diversos autores bajo tutela de ALAN DAVIS

Nº 60 a 67 – “El Regreso de Fénix”

*Nota: este esquema es personal, únicamente creado a modo de estudio propio.
 
En la PRIMERA DE ESTAS ETAPAS (Nº42-50), realizadas íntegramente por Chris Claremont al guión y Alan Davis a los lápices (éste excepto en los números 8 y 10), asistimos a las primeras aventuras del conjunto, resolviendo el entuerto de Fénix con Saturnina, enfrentándose a la versión nazi de Excalibur o participando del cross-over INFERNO, todo ello aderezado con personajes falibles, diferenciables y llenos de características y relaciones; además acción trepidante y sobre todo algunas escenas cómicas divertidísimas. En líneas generales, se irán aprovechando argumentos anteriores a la colección para extenderlos más y, asimismo, de forma muy distendida y sin prisas, se van abriendo multitud de nuevos caminos por explorar.
 

El dibujo de Davis aparece ya en toda su madurez y sirve por completo a la historia, a veces también ofreciendo una segunda lectura al guión, pues en sí mismo aporta una gran dosis de humor e imaginación. Un detalle importante es que los créditos suelen anunciar que el argumento es conjunto de Claremont y Davis. Otro ejemplo de la capacidad de decisión que disponía el artista sobre esta serie es que en las portadas se le dio libertad absoluta y reconoce que las usaba para experimentar; de hecho en la del nº4 escribió su primer texto publicado.


 
El entintador en esta fase fue Paul Neary, aquel editor de Marvel UK que le diera en 1981 la oportunidad de trabajar en el mundo del cómic y que le enseñó la técnica del oficio. No obstante, viendo los perfectamente acabadísimos lápices de Alan Davis comprobamos que entintarlo no debió ser una tarea difícil para alguien algo cultivado en la profesión.

 
El color para los dibujos de Davis lo proporcionó siempre Glynis Oliver, y la verdad es que la autora consiguió dar mucho más esplendor al ya magistral estilo del autor, consiguiendo momentos de gran belleza visual. No obstante, parece ser que por causa de la dificultad de coloreado que había en Marvel se le pidió a Davis que rediseñara el uniforme del Capitán Britania ya que los motivos del pecho se confundían con los músculos.
 
Una vez culminada esta etapa inicial, la trama dio un giro a la realización de VIAJES INTERDIMENSIONALES por parte de Excalibur (Nº12-25), explorando las múltiples versiones de sí mismos en otros mundos que habían sido reveladas en los cómics realizados por Alan Moore. Lo más curioso del asunto es que nunca se encuentra otra Fénix allá donde van.
 
Todo ello fue un largo recorrido, quizás demasiado extendido, pues Alan Davis abandonó la serie tras el nº18 aduciendo falta de tiempo para desarrollar los planteamientos de Claremont. Éste último siguió el resto de capítulos hasta bien entrada la parte que hemos autodenominado “NÚMEROS DE RELLENO”, haciéndolo junto a otros dibujantes, a veces con portada o regreso de Davis como artista invitado, pero observando a vista de pájaro nos parece que la cosa fue perdiendo fuelle en relación a los logros más importantes de la colección, parecía como si a Claremont, liadísimo con el resto de colecciones mutantes, le fuera más fácil prolongar argumentos anteriores antes que dedicarle a esto el tiempo para que las cosas siguieran su curso o avanzaran con más complejidad. Por momentos iban quedando más y más cabos sueltos que no se resolvían, y llegaron otros guionistas para realizar números autoconclusivos con pocas pretensiones y ajenos al resto de la continuidad, lo que al final nos llegó a resultar tedioso y algunas veces hasta se cometieron incoherencias como la aparición de Gatasombra tan campante con sus compañeros cuando llevaba varias entregas separada del grupo (y siguió así después).


ARTÍCULO SIGUIENTE: EXCALIBUR VOLUMEN I. Etapa Alan Davis