sábado, 12 de febrero de 2011

“UNEARTHING”. ALAN MOORE EN OTRAS FACETAS

Desde su juventud, el autor de Northampton Alan Moore ha sentido siempre gran pasión por la cultura callejera, en especial el performance, que consiste en una puesta en escena con música, actuación, poesía, estética o cualquier otra aportación de las artes, donde lo principal es causar asombro al espectador, incurriendo si hace falta en cierto grado de improvisación. Esta afición la ha compaginado con la de escribir cómics, que además era con la que se ganaba la vida. Su gran reconocimiento en este último campo ha eclipsado lo demás, y le ha exigido mucho tiempo de trabajo, pero de alguna manera él siempre ha buscado la forma de no abandonar esas otras actividades artísticas que tanto le interesan. Ahora se ha retirado de la primera línea del cómic, y se mantiene económicamente con los ingresos de derechos de explotación de sus obras, además de los de algunos otros trabajos en los que anda inmerso ya sin necesidad de prisas; por ello, ahora puede entregar muchas más energías a estas labores diferentes a las que conocemos, y por proporcionarnos una perspectiva más amplia sobre este autor nos ha parecido interesante traérnosla al contenedor de nuestro BLOG DE ESPIRAL.

“Unearthing” es un sustantivo inglés que significa “Excavación”, aunque también podría tomarse por la acción verbal inacabada “Excavando”; otra acepción más libre sería la combinación de las palabras ‘Unearth’ (desenterrar) y ‘Thing’ (cosa). Originalmente fue un encargo del escritor Ian Sinclair, que realizaba un ensayo, con la colaboración de varios escritores, titulado ‘London: City of Disappearences’; ésta es una obra basada en las teorías de Guy Debord sobre la Psicogeografía (1955), por la cual un lugar puede ser definido a través de las emociones y comportamientos individuales de las personas que lo habitan. Alan Moore realizó en 2006 su propio ensayo concebido de esta forma, y eligió a su gran amigo Steve Moore como tema principal, además de por la relación personal que los une, porque éste era originario de Londres. Contando con su permiso, en él describe su vida, y con relación al cómic (que es una de las cosas que en mi imaginario más me interesan, por eso cito) lo confronta con la aportación de Jack Kirby y Stan Lee en MARVEL en los Estados Unidos, cuando algo después de aquella época Steve realizaba el primer fanzine británico titulado Ker-Pow’.

Un tema que introduce Moore en su texto es el del pensamiento sobre la mortalidad, en el que ya trabaja para su aún inconclusa novela ‘Jerusalem’. Por este recurso, ignora el tiempo y entonces, sobre la geografía física, nacimiento y muerte se aparecen a la vez. Así podríamos considerar que podemos movernos adelante y atrás en un espacio, y de esta forma revisar la Historia a través de nuestra individualidad, no a través de lo que nos llega, es decir, los sucesos recogidos por el Estado o la Iglesia.

A modo de anécdota señalamos que Alan conoció a Steve a los 14 años, cuando éste tenía 18 años y ya estaba más o menos incurso en el incipiente mundo profesional del cómic de superhéroes británico. No tenían ningún parentesco. A partir de ahí Alan pudo conocer a gente del mundo de los fanzines y se inició en la creación de historietas. Más adelante, Steve le enseñó la técnica de elaboración de un guión de cómic, y le consiguió un trabajo en Marvel UK. Mucho después, lo introducirá también en el mundo de la magia. Además, al igual que Moore en Northampton, Steve también ha vivido toda su vida en un mismo sitio, Shooter’s Hill. De todos estos temas, si conseguimos sacar el tiempo y estamos aquí para contarlo, tenemos pensado hablar algo más por aquí a lo largo de 2011, si nos honráis con vuestra visita.

Llegado el 2007, Mitch Jenkins, un fotógrafo de Top Shelf, editorial americana a la que Moore está unido últimamente, empezó un trabajo de ilustración fotográfica de “Unearthing”, que animaron al escritor en 2008 a comenzar un audiobook. Por fin, ha sido publicado en formato multimedia en agosto de 2010.

Recientemente, pudimos conocer este trabajo. Todo el pack viene en un envoltorio en el que se utilizan las fotografías de Jenkins. Contiene el guión original de Alan Moore, un libro con las imágenes de Top Shelf, una lectura del texto realizada por el mismo escritor (en formatos CD y vinilo), así como un recopilatorio de la banda sonora creada. No nos ha llegado aún por España, así que os describimos qué pudimos encontrar en todo ello.

Con el texto en la mano, ponemos a sonar las pistas, que son once. Lo primero que pensamos es... ¿pero esto qué es? La voz cavernosa y gastada por el tabaco de Moore lee la narración, así todo el tiempo, durante el par de horas que dura. Pero luego paramos a escuchar bien y notamos que su tono es paciente y apasionado en la lectura, que de fondo sutilmente suenan instrumentos, en ocasiones llega un diálogo y el propio Moore imita nuevas voces en falsete... es sin duda un trabajo peculiar, llamativo, probablemente de repercusión más bien local por la apariencia muy personal del trabajo (aunque creemos que de un trasfondo realmente de validez más general), y difícilmente veo que pudiera ver la luz aquí en España con la acostumbrada traducción, porque lo interesante es oír de su propia palabra cómo lee un escrito en el que sin duda ha puesto tanto esfuerzo e ilusión.

El sello Lex Records se implicó en la grabación y le ofreció a Moore su estudio para que allí hiciera su lectura. Los músicos que le acompañan son conocidos del ambiente cultural inglés: el dúo Crook&Flail, Stuart Braithwaite, Justin Broadrick, George Cartwright, Matt Darling, Zach Hill, Paul Metzger y Mike y Patton. El índice de los audios (de la locución de Moore) es el siguiente:

01. Disappearing _7 min : 52 s
02. Wappling _12 min : 23 s
03. Roman _10 min : 12 s
04. Vega _9 min : 17 s
05. Make The Jump _10 min : 46 s
06. 1985 _10 min : 00 s
07. Visiting _10 min : 35 s
08. Northampton _10 min : 08 s
09. Late 2000 _9 min : 17 s
10. Journal Entry _12 min : 32 s
11. Friday _18 min : 02 s

Para enriquecer el lanzamiento de este producto, Alan Moore ofreció junto a Crook&Flail una performance del tema, en Londres los pasados 29 y 30 de julio de 2010. El escenario elegido fueron los túneles del teatro de la época victoriana Old Vic, que están debajo de la anexa estación de tren de Waterloo. De esta foma, se relacionó también la arquitectura de la excavación con la exploración de desenterramiento en que la obra se vuelca.
Más sobre "Unearthing":