miércoles, 29 de diciembre de 2010

THE LEAGUE OF EXTRAORDINARY GENTLEMEN y el futuro de Alan Moore en el Cómic

El último reducto en el que Alan Moore sigue trabajando todavía hoy para el mundo del cómic lo constituye THE LEAGUE OF EXTRAORDINARY GENTLEMEN, un título que creó para su propia línea America’s Best Comics en 1999 (editorial que por otra parte era una subdivisión independiente de DC). Quizás no fue el que tuvo mayor acogida de todos ellos, pero el propio Moore expresa en una entrevista al Diario Público en 2009 que “La liga se ha convertido en el vehículo en el que puedo hacer casi cualquier cosa”. Es por ello que, junto al dibujante Kevin O’Neill, aún continúa la labor emprendida, libre al fin (o así se siente) de las ataduras comerciales que la industria de este medio que ama siempre le ha querido poner debido a su alta cotización. A un ritmo de trabajo relajado, eso sí, tomándose el tiempo necesario para trabajar a gusto y de nuevo con otro dibujante inglés como compañero, que recibe para darle forma gráfica esos complejos y detallados guiones que describen todo tal y como Moore lo ve en su mente.

Los orígenes del trabajo publicado lo constituyen dos volúmenes de 6 números cada uno, realizados desde 1999 hasta 2003. Presentan las andanzas de carácter histórico-fantasioso de un grupo de personajes especiales reclutados por la inteligencia Británica y pertenecientes la literatura clásica inglesa de la época victoriana. Creemos que poco más podemos desde aquí decir de este trabajo inicial, ampliamente distribuido y reconocido.
THE BLACK DOSSIER
No será hasta 2007 que los autores lancen una continuación de la serie, bajo el título “The Black Dossier”, en un único número de 208 páginas con carácter de novela gráfica unitaria. Moore considera que es un nexo de unión entre los volúmenes dos y tres de la colección, y en él se dan cita dos de los componentes principales del equipo decimonónico, Mina Murray y Alan Quatermain, intentando recuperar un archivo secreto que contiene la historia de la Liga de los Caballeros Extraordinarios, y que les desvelará a ellos mismos el origen y evolución del conjunto al que pertenecen, formado por ellos propiamente y por todos sus precursores, y narrado desde el 1260 a.C en la Ciudad de Teba donde nace Orlando (es curioso que en la versión original usan esta palabra, Teba, Thebes, que se parece a “tebeo”, acuñada en España para denominar al cómic, ¿casualidad?). Pero la acción en sí transcurre en 1958, tiempo ficticio de la caída del gobierno del Gran Hermano que describe Orwell en su novela “1984” –el guionista británico sigue envolviéndose de referencias a la literatura contemporánea del momento que describe-, y se moverá por los escenarios de Londres, Escocia y Blazing World, reino más allá del Polo Norte descrito por la autora inglesa Margaret Cavendish en 1666.

El tomo no incluye ningún anexo literario que complemente la narración del cómic, como en los casos anteriores, pero sí se representa la mayor parte de lo que sucede en él en forma de textos, cartas, mapas, guías o revistas, e incluso una parte en 3-D para ver con gafas. Además, Alan Moore preparó un disco de vinilo en el que grababa una canción original suya y que debía acompañar al cómic, pero luego en la práctica, tras varios intentos, ha quedado inédito por decisión de DC. Precisamente esta misma editorial ha anunciado que The Black Dossier no podrá ser publicado, al menos por ahora, fuera de los Estados Unidos, ya que usa personajes y referencias sujetos a derechos de autor (entre otros, algunos pertenecientes a la misma DC) que leyes internacionales imposibilitan emplear. Las futuras reediciones de esta obra ya serán editadas bajo la compañía Top Shelf Productions, por decisión de Moore, por lo que, si fuera posible, tal vez al limarse estas asperezas autor-editorial haya mayor interés en resolver dichos problemas legales, sobre todo porque de no ser así, los lectores de las siguientes entregas de la serie nos perderemos el origen de Orlando, un personaje importante en la trama futura de Moore, sacado de la épica caballeresca renacentista y también de su revisión por Virgina Wolf en 1928.

CENTURY

El tercer volumen de The League of Extraordinary Gentlemen lo conforman tres números de 72 páginas cada uno y entre ellos transcurren 100 años. Al final de cada uno de ellos además se desarrolla una historia literaria titulada “El Acólito de la Luna” con repercusión en el argumento, y todos serán producidos en el seno de las editoriales Top Shelf Productions y Knockabout Comics.
El primer tomo, "Century 1910", también de título “¿Qué mantiene viva a la Humanidad?” se encarga de mostrarnos a la regenerada Liga tras los sucesos del volumen anterior, enfrentada a Jack el Destripador (personaje del que ya se ocupara Moore en From Hell) e investigando la amenaza de un grupo ocultista nacido de Moonchild, novela, de Aleister Crowley; también llevándonos hasta Nemo, ahora moribundo y lejos de Inglaterra. Este trabajo se publicó en España el pasado verano.

La segunda parte, "Century 1969", o “Pintado de Negro”, toma como escenario el Swinging London, movimiento cultural y del mundo de la moda caracterizado por el cambio en la mentalidad de la gente hacia el optimismo y la búsqueda del placer, producido a raíz de la recuperación de la economía británica tras la II Guerra Mundial. Por él se vieron contagiados la música (Beatles, Rolling Stones, The Who, etc) o el cine, con carteles y portadas discográficas basadas en las corrientes de la época, el arte pop (que emplea elementos de la cultura popular introducidos en los medios de comunicación) o el arte psicodélico (nacido de la experiencia inducida en los artistas por las drogas). De esta forma, liderados por una Mina Murray a la moda hippy, liberada así de la presión de su vida sin fin, la cada vez más reducida Liga se adentra en la subcultura criminal de la época buscando parar el ascenso de Moonchild, que es confundido con el Anticristo por sus coetáneos, además conteniendo de fondo múltiples referencias a las series de televisión de aquellos años. La fecha de aparición prevista para este trabajo es en julio de 2011 (anunciado ya en el catálogo de Top Shelf Comics).
El capítulo tercero, bajo el nombre de “Déjalo caer”, ocurre en el Londres de 2009. La Liga está muy mermada (sólo queda un miembro) y el Acólito Mágico ha nacido al fin, tras un siglo de espera, llenando el presente de horror. En palabras de Alan Moore, ‘Supongo que si hay una moraleja en el conjunto de este tercer volumen, sería “Los Tiempos cambian”. Invariablemente, a través de la historia de la humanidad, ésa ha sido la lección: “Los Tiempos cambian”. Y creo de veras que ahora estamos inmersos en un periodo de cambio, bastante violento y rápido, al menos en mi resumen del momento. Y, esperanzadoramente, la acelerada visión del siglo-veinte-hasta-el-presente en este volumen se percibirá bastante apropiada’. Asumiendo el propio Moore su desconocimiento de la situación actual y tras su asombroso despliegue cultural sobre épocas pasadas, él mismo reconoce este trabajo como el más difícil de los tres números de Century, porque ha de ponerse al día, pero parece que ya está escrito el guión –o casi- y que saldrá adelante en 2012, incluyendo temas como la guerra en Oriente Próximo y el terrorismo, junto con sus alusiones culturales a programas de televisión del momento (el show The West Wing, la serie televisiva ‘24’, ambos de USA, y en el ámbito británico la serie de la BBC Time Trumpet y también Nathan Barley del Canal 4), la revista de cómic británica Viz, el cine y a la banda de rock DriveSHAFT.

TALES OF EXTRAORDINARY GENTLEMEN

Tras terminar de escribir el tercer volumen, o casi, y mientras Kevin O’neill lo dibuja, Alan Moore ha dejado caer en algunas apariciones a lo largo de 2009 que a O’Neill y a él les gustaría continuar haciendo nuevas cosas sobre la Liga, en concreto tiene pensado escribir historias separadas de personajes individuales aparecidos en la serie, lo que normalmente se conoce como one-shots. Orlando y Mina Murray parecen dos de los elegidos para comenzar.
La buena sintonía entre el escritor y el dibujante continúa, pues éste ha realizado la portada del nº7 para la revista bimestral que dirige Alan Moore, Dodgem Logic, vigente en este mes de diciembre y hasta enero de 2011. Se trata de una publicación que contiene, además de las contribuciones del mismo guionista, otras como artículos, dibujos, pequeños cómics y tiras de humor, todos de autores noveles de Northampton, ciudad inglesa donde Moore reside. Dicho por él, están haciendo el primer magazine underground del siglo XXI, y parece que con visos de continuar en el futuro, así que aparte de sus novelas y trabajos musicales, en cualquier caso, es éste el terreno más parecido al cómic en el que podemos hallarle seguro a día de hoy.
OTROS ARTÍCULOS SOBRE ALAN MOORE EN BLOG DE ESPIRAL:
-ALAN MOORE’S FUTURE SHOCKS

3 comentarios:

PAblo dijo...

Excelente entrada.

No sé...Creo que Moore todavía tiene mucho futuro en el cómic y no dejará de sorprendernos más allá de sus luchas con editoriales y demás.

Que tengamos un Moore activo por muchos años. El medio necesita de autores referentes como él.

Imapcientes Saludos.

Maese ABL dijo...

Hola, PAblo.

Pues efectivamente eso que has pensado es lo que me ha llevado a investigar un poco sobre los planes de Moore en la actualidad; yo también creo que realmente, si encuentra el modo, volverá a la primera línea de actividad en el cómic. Y seguro que merecerá la pena, el hombre tiene una habilidad de creación casi sobrenatural.

Que tengas feliz entrada de año 2011, e igualmente para todos.

Juanma dijo...

Gracias por esta magnífica reseña. Ahora me entero de que ha quedado inédito parte del material de la liga. Madre mía, eso casi es sacrilegio. ¿Será boicot de DC?

Ese primer número del que hablas aún lo tengo en barbecho. Es una pena que saque tan poco material al año. Pero bueno, mejor eso que nada. Esperaré a tener los tres para leerlos de una tacada...